Alertan por plomo y otros tóxicos en TV’s antigüas en México

Los componentes tóxicos de 3 mil 500 televisores analógicos almacenados en una bodega de Jalisco como resultado del apagón analógico, son un riesgo para la salud.

De acuerdo con Eire Reynaga Delgado, investigadora adscrita al Departamento de Farmacobiología del Centro Universitario de Ciencias Exactas e Ingenierías de la UdeG, los efectos adversos son muchos, considerando que los aparatos están bajo condiciones inadecuadas.

MURAL publicó estos días que debido a un Amparo promovido por colectivos ambientalistas, está detenido en el Estado el proceso de manejo y reciclaje de televisores.

Por ello, en una bodega que renta la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial (Semadet) están arrumbados televisores analógicos, aunque no en las mejores condiciones, pues del techo y paredes escurre agua cuando llueve, y existe riesgo de incendio porque el material es inflamable.

Peligros

La académica explicó que, de liberarse el plomo y estar expuesto a él, ingresa al torrente sanguíneo y afecta al sistema nervioso, causando demencia, fallas neurológicas y daño en los huesos.

“El plomo tiene un tipo de intoxicación que se le llama crónica, es decir, se manifiesta en los último años de la vida por estar en contacto con este metal pesado”, señaló Reynaga Delgado.

Agregó que algunos aparatos contienen mercurio y arsénico, que si bien están en pequeñas cantidades, si llegan a lixiviarse (generar jugos de desechos) por estar en un sitio donde ingresa el agua de lluvia y la humedad, pueden ocasionar intoxicaciones agudas.

La especialista refirió, además, que antes de ingresar las televisiones analógicas se debió hacer un estudio de suelos, pues pueden haber filtraciones al subsuelo e incluso llegar a mantos freáticos, contaminando el agua.

Como ya lo han acusado asociaciones civiles, este tipo de desechos electrónicos son de difícil reciclaje, y son pocas empresas las que tienen interés por ellas debido al alto costo que les significa su manejo.

Además, en México no existen monorrellenos para su destino final, como en otros países.

Reynaga Delgado afirmó también que el Gobierno federal violentó las leyes y normas ambientales para el manejo de este tipo de residuos con el Programa Nacional de Gestión de los Residuos de Televisores Analógicos.

“Sí está regulado y sí está bien legislado, la cuestión es que hay que hacerle caso a la legislación”, dijo.

En tanto no concluya el juicio de Amparo, los televisores recolectados en Jalisco no se pueden mover, desechar, ni darles destino final.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *