Primero la apoyó, y ahora Juan Díaz de la Torre anuncia que va contra la evaluación docente

Cd. de México|El Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) buscará redefinir el proceso de evaluación docente, uno de los elementos que conforman la espina dorsal de la reforma educativa y que por más de cuatro años respaldó la organización gremial.

En una reunión en la que no fueron invitados los medios de comunicación, el presidente del sindicato, Juan Díaz de la Torre, e integrantes de los órganos nacionales de gobierno del SNTE, acordaron “intensificar” acciones con autoridades estatales y federales para redefinir el proceso de evaluación de los maestros, con el argumento de que existen “inconsistencias”.

Según dio a conocer el órgano gremial, los maestros señalaron que en algunas entidades se han generado “problemáticas” debido a una interpretación “errónea” de la Ley del Servicio Profesional Docente, creada a partir de primera iniciativa de reforma constitucional que envió el presidente Enrique Peña Nieto, en 2012.

Aunque Díaz de la Torre aseguró que la lucha del sindicato “ha sido permanente y que no responde a la coyuntura”, desde finales de junio, cuando se previó el posible triunfo de Andrés Manuel López Obrador, el gremio más grande de México y América Latina ha cambiado su discurso respecto de la defensa de la reforma educativa, de manera paralela a las propuestas del virtual presidente electo de echarla abajo.

El 21 de junio, por primera vez en cuatro años el SNTE reconoció “deficiencias legales” de la reforma en la materia, tras concretar con la SEP la permanencia de 861 prefectos de secundarias generales y técnicas, así como a 139 ayudantes de laboratorio de secundarias generales, sin que éstos efectuaran la evaluación de desempeño que marca la ley.

Incluso, el lunes 9 el SNTE organizó su primera sesión extraordinaria tras la noche del domingo 1 de julio en la que discutió su posición ante el próximo gobierno lopezobradorista.

Desde su campaña, López Obrador anunció que, de llegar a la Presidencia, echaría abajo la reforma educativa, argumentando que atenta contra derechos de los maestros.

CRÉDITOS: PROCESO/JL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *